Buscalibre Continúa Operando. Ver Comunicado Coronavirus (COVID-19)

    portada El Enfermo de Europa: La Historia del Declive del Imperio Otomano en el Siglo xix
    Formato
    Libro físico
    Año
    2018
    Idioma
    Español
    N° páginas
    102
    Encuadernación
    Tapa blanda
    Isbn13
    9781717104502

    El Enfermo de Europa: La Historia del Declive del Imperio Otomano en el Siglo xix

    Charles River Editors · Createspace Independent Pub

    Libro Nuevo

    $ 17.370

    $ 24.130

    Ahorras: $ 6.760

    28% descuento
    • Estado: Nuevo
    Origen: Estados Unidos (Costos de importación incluídos en el precio)
    Recíbelo en cualquier lugar de Chile entre el Lunes 20 de Abril y el Miércoles 06 de Mayo.

    Reseña del libro

    En términos geopolíticos, quizás el acontecimiento más importante de la Edad Media fue el éxito del asedio otomano a Constantinopla en 1453. La ciudad había sido una capital imperial ya en el siglo IV, cuando Constantino el Grande trasladó el centro de poder del Imperio Romano, estableciendo dos mitades casi igualmente poderosas del mayor imperio de la antigüedad. Constantinopla continuaría sirviendo como capital del Imperio Bizantino incluso después de que la mitad occidental del Imperio Romano colapsara a finales del siglo V. Naturalmente, el Imperio Otomano también usaría Constantinopla como la capital de su imperio después de que su conquista efectivamente terminara con el Imperio Bizantino, y gracias a su ubicación estratégica, ha sido un centro comercial durante años y sigue siéndolo hoy en día bajo el nombre turco de Estambul. Tras la toma de Constantinopla, el Imperio Otomano pasaría los próximos siglos expandiendo su tamaño, poder e influencia, chocando contra Europa del Este y convirtiéndose en uno de los actores geopolíticos más importantes del mundo. Fue un ascenso que no comenzó a decaer hasta el siglo XIX. La larga agonía del “hombre enfermo de Europa” , una expresión utilizada por el Zar de Rusia para describir la caída del Imperio Otomano, podía casi cegar a la gente de su increíble poder e historia. Preservando su herencia mixta, proveniente tanto de su posición geográfica que se elevaba sobre las cenizas del Imperio Bizantino como de la tradición heredada de las conquistas musulmanas, el Imperio Otomano duró más de seis siglos. Sus soldados lucharon, murieron y conquistaron tierras en tres continentes diferentes, convirtiéndolo en uno de los pocos imperios multiétnicos estables de la historia, y probablemente uno de los últimos. Por lo tanto, es algo inevitable que la historia de su declive esté en el centro de complejas disputas geopolíticas, así como de tensiones sectarias que siguen siendo clave para entender Oriente Medio, el norte de África y los Balcanes. Por último, pero no menos importante, el ascenso del nacionalismo entre los pueblos bajo dominación otomana fue un factor clave en la disolución del imperio. A finales del siglo XIX, poco antes de su colapso final, el territorio del Imperio Otomano disminuyó debido a la creciente demanda de independencia procedente de diferentes etnias que gobernó durante cientos de años. La inclusividad del Imperio, que lo marcó como sucesor directo del Imperio Bizantino, fue ciertamente desafiada por un liderazgo envejecido. La incapacidad del Imperio Otomano para crear una identidad compartida, un estado central débil y las crecientes disensiones internas fueron algunos de los principales factores que explicaron su larga desaparición. Este fracaso también explica la necesidad de crear una nueva forma de identidad, que en última instancia fue proporcionada por Mustafá Kemal, el padre fundador de la Turquía moderna. En general, la historia de la disolución puede definirse como una carrera entre la creciente “enfermedad” del Imperio por un lado (la incapacidad Otomana para apaciguar y federar a los diversos pueblos dentro de su territorio), y los constantes intentos de encontrar una cura en forma de amplias reformas. Estas preguntas a menudo se presentan juntas, pero eso tiende a desplazar el enfoque hacia afuera, hacia los diversos pueblos y sus aspiraciones, junto con la creciente influencia de Europa sobre el destino del Imperio Otomano. Para considerar tanto la “enfermedad” como la cura, es necesario separarlos, antes de pasar a la causa directa de la disolución del imperio (Primera Guerra Mundial) y su herencia. El Enfermo De Europa: La Historia Del Declive Del Imperio Otomano En El Siglo XIX narra las luchas del vasto imperio turco antes de la Primera Guerra Mundial que provocó su disolución.

    Opiniones del libro

    ¿Leíste este libro? Inicia sesión para poder agregar tu propia evaluación.

    Ver más opiniones de clientes
    • 0% (0)
    • 0% (0)
    • 0% (0)
    • 0% (0)
    • 0% (0)

    Opiniones sobre Buscalibre

    Ver más opiniones de clientes